RSS Facebook Twiter You Tube
     Sábado | 20.09.14
 
 
 
Datos sobre la industria cinematográfica
 

Hay otros caminos posibles (El caso El estudiante)
Diego Batlle

El estudiante, de Santiago Mitre, fue -para muchos- la mejor película argentina del año, pero más allá de los reconocimientos locales e internacionales y del inteligente debate que generó sobre la militancia política universitaria también demostró que existen modelos de producción y distribución alternativos a los convencionales, que tan mal funcionan en la mayoría de los casos para el cine nacional.

En principio, este film premiado en gran cantidad de festivales como los de Buenos Aires, Locarno y Gijón se realizó sin subsidios oficiales y su lanzamiento fue tan artesanal como su producción. Sin campaña publicitaria, sin copias en fílmico, apelando al empuje de algunos sitios de Internet (como OtrosCines.com) y de las redes sociales, se estrenó el 1° de septiembre último en la Sala Lugones del Teatro San Martín, para continuar su recorrido en el MALBA (donde lleva cuatro meses en cartel y seguirá durante enero y febrero), en el Cosmos-UBA, en varios Espacios INCAA del interior del país y -aprovechando las copias digitales de alta definición enviadas a las muestras internacionales- hasta tuvo un digno paso por un par de cines comerciales.

Si el resultado artístico fue notable (hasta la propia industria que renegaba de sus métodos de producción terminó reconociéndola con cuatro estatuillas en la reciente entrega de los Premios Sur), la repercusión no ha sido nada desdeñable: casi 30.000 espectadores hasta la fecha, bastante más de lo que consiguió la inmensa mayoría de los estrenos argentinos con mucho mayor gasto en marketing.

Si El estudiante fue un éxito predominantemente porteño, en el interior también se registraron este año fenómenos similares (De caravana en Córdoba, Road July en Mendoza). Estos sucesos -modestos pero significativos- no certifican un cambio de paradigma, pero sí ratifican la posibilidad (y la necesidad) de un circuito alternativo para el cine independiente, que necesita de otro cuidado, de otros tiempos, que el que se les da a los tanques de Hollywood, que se estrenan con cientos de copias y consiguen casi todos sus ingresos en el primer y segundo fin de semana de explotación. Hay otros caminos posibles.

(Esta columna fue publicada previamente en el diario La Nación)

volver
 
 
Lisa | 27.12.11 - 16:16:00 hs.
yo no me conformo con 30.000. El estudiante debería ser vista por mucha gente, más de 100.000 seguro, porque no es sólo para intelectuales y militantes, es un film formidable
 
Marcelo | 27.12.11 - 16:38:42 hs.
El Estudiante es un film muy bueno y su repercusión formidable, pero al igual que otras experiencias de producción, como las de Llinás, por ejemplo, o cualquiera que base su "método" de producción en no poder pagarle a la gente por su trabajo, ni a los actores lo que corresponde, ni a los extras, etc, no debería ser tomado de ningún modo como ejemplo de un "sistema válido de producción ni alternativa heroica", debería festejarse como excepción y enfocar los laureles en su verdadero exito, que es su calidad y repercusión, no en su "metodo" de producción... Es comprensible que desde afuera de la industria, como es la visión de los críticos, se festeje la "valentía" de estos muchachos, pero pensar que producir de esa manera es una alternativa viable para nuestra industria no esta bien. Que tanto mas fácil sería plantear una empresa, cualquier sea, sabiendo que no vamos a pagarle a nadie, a ninguno de nuestros empleados, según esta visión seríamos grandes empresarios, una gran alternativa... Pero no me malinterpreten, que uno haga su opera prima con sus amigos de esta manera, no esta mal en sí, pero que se la festeja como una verdadera forma viable de producción a tener en cuenta en el futuro es una barbaridad... Saludos.




 
GUILLE | 27.12.11 - 17:22:43 hs.
Coincido plenamente con lo que plantea Marcelo. El cine es una industria artística, con trabajadores y con capitalistas. La relación entre ambas está regulada bajo un convenio colectivo de trabajo como prácticamente todas las actividades laborales del país.

Me pregunto que pasará con la industria y con la calidad de las próximas producciones si seguimos tomando como ¨ejemplos de produccion altenativa¨ a este tipo de proyectos que evaden todo tipo de legislación.

Las producciones como El Estudiante deben para mi tener algún tipo de apoyo, pero no en el marco del INCAA y tampoco deben ponerse en el lugar provocador y confortativo hacia aquellos que si cumplen con las leyes laborales y filman ¨por dentro¨ del sistema.

Saludos.
 
damian | 27.12.11 - 23:27:35 hs.
yo también coincido plenamente con lo que dice Marcelo. El estudiante tiene innegables valores, pero festejar este método de producción sería como desear que se detenga la industria del cine argentino en pos de estimular un arte alternativo y elitista que no estorbe el sistema de mercado de las majors.
 
IF | 28.12.11 - 06:37:52 hs.
Me gustaria saber como hace EL ESTUDIANTE para exhibirse en salas comerciales sin tener libre deuda, calificacion, etc.
 
JC | 28.12.11 - 16:59:55 hs.
El estudiante es una excepción, pero no marca un camino a largo plazo fuera de INCAA. De hecho, cuenta con el apoyo de Matanza, que para poder colaborar con esta película hace muchas con apoyo del instituto.
 
Lucho Ortuzar | 03.01.12 - 07:37:03 hs.
En un año fronterizo a la catástrofe - se "estrenaron" cerca de cien películas, bajó la participación de las películas argentinas en relación al promedio histórico (no llega al 8% de entradas vendidas) y aun más deficiente en la recaudación (la mayoría se estrena en cines que tienen entradas a un precio mucho menor que el promedio) - hay dos casos que, tal vez, puedan compararse entre sí para poder reflexionar sobre de qué hablamos cuando hablamos de cine argentino. Una, sin duda es El Estudiante, la película de la que más se habló en cuanto a calidad, controversia e independencia se refiere. Los propios productores explicaron varias veces el "método" que utilizaron para poder concretar el proyecto. Un claro ejemplo de entrega por parte de un grupo de jóvenes amantes del cine y la aventura. Aportaron su trabajo, y hasta algún dinero, arriesgaron en un trabajo colectivo fundado en la confianza y el esfuerzo. No sabían, como habitualmente sucede en esta actividad, cuál iba a ser el resultado. Antes del BAFICI nadie conocía nada de El Estudiante. Su trayectoria fue consecuencia de los valores que la propia película contenía (guión, dirección, producción, actuación, montaje, sonido, etc.). Un gol de exquisita factura para decirlo en términos futboleros. Es cierto que su esquema de producción no es repetible con facilidad. Los mismos responsables de la película afirman que no están dispuestos a repetir la experiencia tal como la hicieron. Y no lo van a hacer porque después de El Estudiante están en otra situación en relación al mercado de producción. Haber realizado la película los puso en foco para quienes buscan nuevas propuestas y talentos. Seguramente la próxima, que está en proceso de concretarse, no va a tener que pagar el mismo derecho de piso y podrá contar con recursos que compensen a los que trabajaron por amor al arte (nunca mejor empleada la figura) y puedan ser reconocidos económicamente tal como lo exige la sociead capitalista en la que vivimos. Pero, según las estadísticas publicadas en OC, han alcanzado la cifra de 28.000 espectadores sin haber gastado un peso, parece, en publicidad y sólo exhibida en salas alternativas o casi. Si se estima un promedio, digamos bajo, del valor de la entrada en $10 esto significa que el 10% le volvió al INCAA en carácter de impuesto. En otros términos, el Estado sin poner un solo centavo incrmentó el fondo de fomento del cine en $28.000.- Un buen negocio dentro de todo. Es algo así como que El Estudiante subsidió al INCAA...
El otro caso. La Patria Equivocada. Producción resultante de un concurso organizado por el INCAA con motivo del Bicentenario (salió suplente pero fue adjudicado por las autoridades del INCAA). Recibió del Estado un total de $4.500.000 (aportaron el INCAA, Presidencia de la Nación y Provincia de San Luis). En la lista que aparece sobre las recaudaciones del año en OC no figura entre las 20 primeras por lo cual se supone que la cantidad de espectadores que la vieron está por debajo de los 20.000. Supongamos que esta haya sido la cifra. La recaudación que obtuvo el INCAA por LPE, tomando el mismo valor promedio ya que se estrenó en el Gaumont y estuvo en otros espacios INCAA, fue de $20.000.- En este caso la diferencia entre lo que aportó y recibió el Estado es de - $4.480.000.- O sea que el Estado aportó casi $4.500.00.- Dónde fue ese dinero? Al pago del trabajo de todos los que participaron en la película, a los gastos de producción, arte y demás necesidades de la realización. Una parte también habrá ido a parar a los responsables máximos de su producción.
Es cierto que ambos casos representan extremos en el universo posible del cine pero se nota que algo no está en su justa medida en este panorama. Se podrá modificar el esquema? Depende de factores políticos y de los mismos actores del sector. Sería muy bueno hacer una pausa y reflexionar sobre el tema, no?
 
HUGO CASTRO FAU | 10.01.12 - 18:47:10 hs.
Coincido con Marcelo, màs allà de los logros estèticos de la pelìcula El estudiante.

Pero creer que ese es un modo de producciòn viable es como pensar que en zimbawe hay movilidad social porque un pobre se gano la loterìa.

Lucho, a ver, podriamos discutir in extenso los mecanismos de seleccion de proyectos, no solo en Argentina; y ver como mejorar los existentes.

Pero el analisis mercantilista ortodoxo que haces en relaciòn a los resultados de las politicas de fomanto del Estado Nacional son al menos "ultraconservadoras".

No evalua el oligopolio comercial, ni las politicas de dumping, ni la oligofrenizaciòn de espectadores (casi bipolarizaciòn asistida) a la que son sometidos los consumidores audiovisuales de nuestro paìs en forma masiva y continua dia tras dia.

Tampoco evaluas el tamaño de mercado.

No es suma resta entre lo que vos denominas "aporto" el estado y su "recupero".

No digo que lo hagas a proposito, pero el mismo sofisma utilizo el senador Sanz de la UCR cuando dijo que la asignacion universal por hijo era una pèrdida porque se usaba en drogas y juego.

Todo muy neoliberal.
 
Nucky Thompson | 11.01.12 - 10:11:55 hs.
La forma en que se hizo El estudiante y todo su contexto deja leer una intertextualidad/paralelismo con el tema que toca la pelicula.
 
HEYJUD. IT. | 12.01.12 - 15:59:30 hs.
Salvo el momento en que HCF se zarpó con el Todo muy neoliberal, pero sin arrugar la compostura, el intercambio de discursos estuvo encantadoramente guionado.
 
Lucho Ortuzar | 16.01.12 - 09:40:28 hs.
Sr. H C F: Tengo que agradecer, como Monsieur Jordan que ignoraba que cuando hablaba lo hacía en prosa, haberme dado cuenta que exponer un caso simple de aritmética resulte ser un "análisis mercantilista ortodoxo" de carácter "ultraconservador" y revelar desconocimiento del "oligopolio comercial" o "políticas de dumping", etc. Lejos de mi intención resolver los temas que el imperialismo cultural y los trusts polisémicos se proponen instrumentar con el objetivo de "oligofrenizar a los espectadores". Como la nota original refería a El Estudiante se me ocurrió reflexionar, nada más que eso, cuál es la relación entre el Estado Benefactor y las obras cinematográficas. Una simple observación en relación a que, a veces, los subsidios con los que el Estado premia la producción del cine están más destinados a productos de dudosos valores que a interesantes propuestas artísticas y narrativas. Eso ya pasó, tratemos que no se repita... Pero a juzgar por la reacción, semejante desparramo de lucidez ideativa, me inclino a pensar que no se reduce al Estado el interés de repartir dineros colectivos sino que, tal vez, haya particulares que se benefician con semejantes medidas y para justificar el aumento de sus patrimonios hacen declaraciones que no responden a los interrogantes concretos sino que inventan argumentos tan pomposos como vacíos. Por último but not least – como diría el Gran Bardo sin que esto signifique referencia personal alguna - hasta aquí llegó mi intervención. No me parece que un “debate” sea productivo entre, permítaseme la metáfora, planetas que orbitan en diferentes galaxias. Mucho menos cuando uno de los astros recurre a fórmulas rancias de etiquetar opiniones con términos demasiados pasados de moda.
 
HUGO CASTRO FAU | 18.01.12 - 10:52:17 hs.
Lucho.

Sin querer hacer de esto algo personal.

Definitivamente no creo que la palabra neoliberalismo haya quedado demodè. El sentido comùn que generan sus "think tanks" en America Latina, si bien en Argentina ya no es hegemònico, aùn es dominante. No creo que el neoliberalismo sea algo pomposo o vacìo.

Y reitero, todo bien con EL ESTUDIANTE. Pero anoto que tuvo un muuuy especial modelo de diseño de producciòn.

Lo que ademàs anoto, es que las politicas de regulacion de mercado y de fomento no van dirigidas para beneficiar a un productor en particular o director o guionista o una pelìcula o proyecto.

Como todas las politicas activas de fomento estatales se dirigen a un sector y se basan en la necesidad de democratizar y corregir mercados irregulares.

En el particular del cine, ademàs, para asegurar discursos audiovisuales diversos.

Muchas veces cierto "independentismo" cercano a la "inteligentzia colonizada" (mal que les pese a muchos este conceptito)... habla mal y de lo que poco sabe.

Las politicas audiovisuales de fomento en Argentina, como corresponde, tienen fuertes controles no solamente por parte de quienes seriamente evalùan costos en el INCAA, sino tambien por parte de AFIP, sindicatos, sociedades de gestion de derechos y contadores independientes.

Hay controles presupuestarios, de plan economico, de plan de financiamiento, de ejecuciòn de presupuesto, de cumplimiento de normativa fiscal y el sistema esta ademàs absolutamente bancarizado. Hay controles sobre el proyecto presentado y el resultado audiovisual final. Todo esto es asi porque las politicas de fomento se basan en el costo de producciòn, y es correcto que asì sea.
 
Rodolfo Durán | 19.01.12 - 00:03:58 hs.
"El estudiante" es una muy buena película. Estrenada en forma casi marginal, como se estrena el 70% de toda la producción de cine argentino, logró, gracias a sus valores y a un unánime apoyo de la crítica, un éxito merecido. Ahora bien, pretender o creer que el éxito o la calidad de esta película deviene por el hecho de ser independiente a los subsidios del INCAA, es de un desconocimiento y una ingenuidad suprema. Los subsidios, créditos y apoyos recibidos desde el INCAA no responden a especiales amiguismos de productores y directores sino a la prepotencia de trabajo de productores y directores en acceder a ello desde la calidad del proyecto a preclasificar. Si existe un movimiento que propone un distinto método de trabajo y de llegada al público, bienvenido sea. Pero no podemos ni debemos menospreciar las políticas de fomento existentes ya que representan -con sus errores, imperfecciones y vericuetos burocráticos- la razón de ser del 95% de lo que hoy se produce en Argentina.
 
Alejandro Consoni | 19.01.12 - 21:39:44 hs.
Che! Cerraron MEGAUPLOAD!!!!!
 
Unoquepsaba | 01.02.12 - 11:49:43 hs.
Pelicula cacerolera. de las que a mitad de camino piden la cabeza de los piqueteros. Atrasa por lo menos 10 años. La militancia solo sirve para ser manipulado o para manipular en paralelo con el crecimiento.
Un fiasco increiblemente actudo
 
dario | 25.04.12 - 18:50:35 hs.
CHE, PERO EN ESA PELICULA NINGUNO DE LOS ACTORES COBRO!!!!
LO SE PORQUE UN AMIGO INTIMO TRABAJO ALLI Y ESO ES VERGONZANTE!!!
LES PARECE UNA NUEVA MANERA DE HACER CINE??
LOS ACTORES DEBERIAN LABURAR "DE ONDA"???
ME PARECE DE CUARTA!
NO HAY Q TOMAR ESTA PELICULA COMO REFERENTE DE NADA PORQUE SERIA UN RETROCESO EN LA DIGNIDAD LABORAL.
 
Mario Marcelo | 02.05.12 - 10:44:44 hs.
Artesanal fue la manera de quedarse con toda la guita de premios y no pagarle a casi nadie. Bien. Muy buenos los caminos posibles.
 
Haydee | 14.06.12 - 06:20:53 hs.
En la entrega de los premios Condor el amigo Mitre expuso al recibir una de sus distinciones que no habían recibido ayuda alguna a pesar de haberla solicitado.
Mucho en su momento se habló de esto e inclusive a mi parecer se usó como una especie de mecanismo de victimización que jerarquizaba más aún la proeza de este logro y sirvió algunos como prueba de como el Incaa no había tenido en cuenta una gran obra y a un gran director, que todavía no lo era.
Pero que pasó realmente? El amigo Mitre y sus productores agotaron todas las instancias de pedidos de ayuda y fueron siempre rechazados?
Lo primero que podemos deducir es que este "gran sistema de producción" se concreto como una necesidad, ya que si pretendieron en primera instancia recibir apoyo, o sea realizar esta película con ayudas estatales que según ellos no recibieron.
Como y donde pidieron estas ayudas? Repito que sería muy bueno que se aclare. Según tengo entendido este proyecto se presentó a concurso de "opera prima" y fue allí donde no fue elegida. O sea esta fue la instancia donde no recibió la posibilidad de ayudas económicas y financieras. Si fue así, lo único que pasó es que "El estudiante" no ganó dicho concurso por que SIMPLEMENTE lo ganó otro. Era un concurso con premios finitos y limitados. O sea, si fue así, hay por lo menos una actitud un poco soberbia de creer que lo tenian que ganar y que al no ser elegidos estaban siendo ignorados o discriminados. Obviamente, si fue asi, podrían haber presentado el proyecto con una productora por los canales habituales por fuera de los distintos concursos. Tengo entendido que no quisieron esperar a estos tiempos y se largaron solos realizando esta película de forma "independiente" y con este método tan a gusto que se apoya básicamente en no pagar a todos los involucrados. El cine es genial en este aspecto, ya que me parece que la misma lógica en otra actividad sería por lo menos un acto de explotación.
Para algunos el resultado justifica el método. Pero entendamos que la ley de cine lo que hace también es democratizar y hacer posible que esta actividad no sea exclusiva de los niños ricos, Ya que a pesar de no pagar técnicos, ni artística, mano de obra, digamos, hacer una película necesita de algún dinerillo mínimo que no está al alcance de muchos. Hay equipamientos, servicios técnicos, logística, alimentos, etc, etc.
O sea, algún dinero, importante, siempre se necesita.
Entonces si fue así estos muchachos son un poco engreídos en creer que son los elegidos y alguna mano turbia no les ha permitido todas las ayudas que se merecen.
Si no fue así, sería bueno que lo aclaren bien, muy bien, ya que quizás este "método" sea una gran revolución para esta no industria del cine argentino, que puede ser imitada.
 
Helena Perez | 30.07.12 - 03:05:40 hs.
En la modestia estas obviando que contar con la estructura de Trapero y la FUC es un lujo y un privilegio.

Aclaro que considero también es la película nacional del año pasado.
 
Juan Schnitman | 15.09.12 - 14:48:52 hs.

Yo fui asistente de dirección en El Estudiante y no veo por qué alguien debería prohibirme participar de una película en la que quiero trabajar.

El cine es primero que nada un hecho artístico mucho antes que una industria, y llamar \"industria\" a un cine que solo puede existir mediante subsidios estatales es al menos voluntarista.

Para que haya explotación tiene que haber un explotado, me gustaría saber cuantos reclamos con respecto a pagos tuvo El Estudiante, Los Salvajes o cualquiera de las películas de El Pampero. Luego podemos contar cuantos juicios hay abiertos por faltas de pago, falsificaciones de firma o directamente estafa en producciones preclasificadas por el INCAA.

Ahora que El Estudiante cobró una serie de premios, me pagaron un dinero acorde a los ingresos del film. Y así lo hicieron con todos los técnicos que participaron de buena gana en el mismo.

Tampoco veo los motivos por los cuales es más loable hacer películas con dineros públicos que con privados.

Con respecto al tema de agotar las instancias en el INCAA, para directores como Mitre, Fadel o yo, las opciones no son muchas, o vamos a opera prima (si bien ya todos filmamos largometrajes, yo hice 3) o nos asociamos con alguien que se quede con el 30% de nuestra película por prestarnos su firma para la presentación al INCAA.

En particular, nos acaban de rechazar un proyecto que presentamos a segunda vía por falta de antecedentes. Los míos no valen porque ninguna de mis películas fue ampliada a 35mm, si bien el INCAA me pagó pasajes y hoteles para que promocione una de mis películas en festivales. A mis productores porque El Estudiante se estrenó en salas en DCP (lo aceptan en los Oscars) y no en 35mm. Estamos buscando otras posibilidades para presentarnos porque queremos hacer la pelicula dentro de la \"industria\" esta vez, pero si no nos dejan, la haremos como podamos.

Como ahora ha salido a la luz luego de la publicación del libro de Musaluppi, quien era jurado y eligío una pelicula que él mismo iba a producir en el concurso de ópera prima en el que participó El Estudiante, los comités de selección tienen sus bemoles. No vale la pena poner las manos en ese fuego.

Siempre hace falta dinero para filmar una película, pero hace falta muy poco si uno sabe muy bien como optimizar sus recursos. La diferencia es que es mucho mas fácil conseguir el dinero si ya sabés que el INCAA te lo va a devolver, sin importar que tu película tenga 100 espectadores. Algo muy diferentes es ponerla e ir a resultado real: taquilla sin subsidios, premios y venta internacional.

Para concluir, no se cual será la \"estructura\" de Trapero en el imaginario popular, creo que nos prestó unos cables para el rodaje de El Estudiante. La FUC es otra historia, afortunadamente siempre ponen a disposición de sus ex alumnos sus equipos para que proyectos tanto independientes como industriales se puedan concretar.

Bueno, eso es todo por ahora. Saludos cordiales

 
Escriba un comentario
Nombre:
Email: (no será publicado)
Comentario:
Ingrese el texto:
   
     
Nuestros Blogs
Micropsia
Otros Cines TV
Con los ojos abiertos
Otros Cines Peru
Cursos
 
Noticias | 20-09-2014
Festivales: Todos los premios y el balance de UNASUR Cine
Noticias | 19-09-2014
Festivales: Un cierre con buenos documentales en UNASUR Cine
Críticas
Pacto de silencio
Noticias | 19-09-2014
Taquilla: Relatos salvajes pudo resistir a los estrenos de Lucy y Maze Runner: Correr o morir
Noticias | 19-09-2014
Festivales: Novedades para el cine argentino en San Sebastián
Columnistas | 18-09-2014
Directores vs. críticos
Noticias | 18-09-2014
Taquilla: Relatos salvajes sigue batiendo récord tras récord
 
 
 
 
 
 
 
 


 
Home | Criticas | Noticias | Festivales | Columnistas | Próximos Estrenos | Taquilla | Ciclos | Debates | Cine en TV | DVD | Industria
Editorial | Música | Libros | Links | Contacto
RSS Facebook Twiter You Tube Micropsia Otros Cines TV Con los ojos abiertos Otros Cines Peru Cursos
Diseño y Desarrollo: Mariel Burstein